Plomo en Oro

Video marketing al estilo de Thomas Edison

Lo ves y te da risa. Te parece que tanta ingenuidad no es posible. Se trata de un comercial de 1897 realizado por la productora de Thomas Edison, el multifacético y prolífico inventor norteamericano a quien se le atribuyen no menos de 1200 inventos.

El comercial de 30 segundos promociona a “Admiral”, una marca de cigarros de la época. Según los datos encontrados, esta pieza de colección sería el primer corte de la historia realizado expresamente para promover un producto y el primero es ser protegido como propiedad intelectual. Te invito a verlo y a disfrutarlo.

No se conocen muy bien las condiciones en las que se pactó este rodaje pero se sabe con certeza que el objetivo de Admiral era el de abrirse una brecha comercial (a través del video marketing) que rompiera el monopolio de la American Tobacco Company (fundada en 1890) en el mercado norteamericano.

La pieza fue rodada en el estudio Black Maria en West Orange (New Jersey) y una de las varias anécdotas conectadas a esta pieza fílmica revela que, solo algunos años más tarde, Thomas Edison se convertiría en un prominente detractor de los fumadores anunciando, como empresario, que su empresa no contrataría a personas que fumaran.

Otros anuncios publicitarios que datan de estos años están relacionadas con productos tales como el Whiskey Dewar y la cerveza Milwaukee.

Curiosidad del rodaje
En el anuncio, cuatro hombres de lo más sui generis conversan animadamente. Cada uno de ellos representa un papel dentro del imaginario americano. Aparece, por ejemplo, un nativo americano (una figura largamente asociada al imaginario de la industria del cigarro), un soldado, un personaje que representa al Tío Sam (la personificación nacional de los Estados Unidos) y un otro que, según las notas encontradas, representaría a John Bull (un equivalente al tío Sam pero para el Reino Unido). La conversación se lleva a cabo frente a un anuncio de Admiral.

De pronto, de una caja aledaña, emerge la “bomba sexy” de los anuncios de admiral (aparece también en otras piezas publicitarias de la época). Se trata una mujer vestida de una manera sugerente y entrega generosamente a los hombres cientos de cigarros que ellos empiezan a fumar complacidos mientras, de forma “muy casual” despliegan un letrero que reza «We all smoke», es decir, “Todos fumamos”.

video marketing a la vieja usanza 2

Por si el aparataje no fuera ya el colmo de obvio, los hombres señalan repetidamente el cartel de admiral y dejan a la posteridad una obra que nos invita a diferentes reflexiones, entre otras, la evolución que ha tenido el llamado lenguaje de la imagen.

A pesar de lo cursi que pueda parecer este anuncio visto un siglo más tarde, no se puede dejar de mencionar lo “subversivo” que fue en su momento sobre todo en cuanto a contenido se refiere.

Fue muy shockeante, por ejemplo, el hecho de que un nativo americano fuera tratado como un igual en un Estados Unidos racista y conservador y que una mujer, vestida de esa manera, se atreviera a fumar a la vista de todos (el hecho desafiaba todas las convenciones).

Este corto fue proyectado pública y gratuitamente desde un tejado en la ciudad de Nueva York y se dice que atrajo tanta gente que Edwin S. Porter, el proyeccionista, fue detenido por la policía bajo el cargo de obstrucción de la vía pública.

Ficha técnica
Cigarros Admiral (1897)
Compañia Productora: Edison Mfg. Co.
Dirección y fotografía: William Heise.
Nota de transfer: Copiado a 26 frames por segundo y preservada por la Biblioteca del Congreso Norteamericano.
Música: Martin Marks.

Nota final
Si este artículo te ha gustado, déjame un comentario o bien, compártelo en tus redes sociales.

Deja un comentario

WhatsApp chat