En un mundo en el que la lucha por la visibilidad en el ciberespacio es cada día más dura, contar con un sitio web bien concebido es un verdadero desafío dado que en ello se juega la diferencia entre acceder a un mercado de oportunidades  o simplemente pasar desapercibido para potenciales clientes. 

De primera mano y como profesional de las comunicaciones, puedo afirmar que uno de los principales problemas de las personas que me solicitan la construcción o la actualización de su página web es que no saben exactamente qué criterios tomar en cuenta para hacer de su página una verdadera herramienta de trabajo y una aliada en sus ventas.

Esto se asemeja un poco al hecho de ir a una tienda de computación sin tener idea de aquello en lo que debemos fijarnos prioritariamente a la hora de adquirir un computador ¿un modelo vistoso? ¿un procesador veloz?, ¿amplio disco duro?, ¿memoria ram?

Pasa lo mismo con el tema de nuestra página web. ¿Sabemos exactamente para que la queremos? ¿Conocemos algo sobre las nuevas tecnologías capaces de facilitar y acelerar el trabajo que estamos realizando? ¿Es más importante la estética que la funcionalidad? ¿Es posible decir de forma objetiva que una página es mejor que otra?

Una página web es una herramienta que hay que optimizar y ojalá, concebir desde un inicio usando criterios válidos y no suposiciones. No podemos olvidar que una página puede ser un excelente vendedor, capaz de trabajar para nosotros cuando todos los empleados duermen, pero para eso, hay que invertir tiempo y energía en ella.

En las 10 páginas que te ofrezco, desarrollo con detalle las características que debe tener una página web dedicada a ofrecer productos o servicios. Deja tus datos a continuación y recibe el documento en tu correo electrónico.